En la formación e instrucción de los pilotos es fundamental establecer unos marcos de instrucción que estén encaminados a potenciar y desarrollar las aptitudes necesarias para que el desarrollo de su labor sea lo más eficiente posible. Dicho de otro modo: es esencial mejorar el rendimiento de los profesionales aéreos hasta alcanzar el nivel denominado "Alto rendimiento".

 

¿QUÉ ES EL ALTO RENDIMIENTO AERONÁUTICO?

El rendimiento es una proporción entre el resultado obtenido y los medios utilizados. Es una magnitud cuantificable dentro de una escala que va desde el valor inviable, pasando por el mínimo requerido para la viabilidad -a este valor lo llamamos eficacia- hasta un máximo obtenible que es conocido como eficiencia. En otras palabras: el Alto Rendimiento es la eficiencia máxima alcanzable. Dentro del campo aeronáutico, el rendimiento es la relación entre la toma de decisiones y la carga de trabajo.

De esta manera, el Alto Rendimiento es el nivel exigible para quienes se desenvuelven en un entorno de trabajo exigente y con una elevada carga de trabajo. Por el contrario, cuando el Rendimiento es bajo, aunque se tomen las mejores decisiones posibles, se produce una fatiga más allá de los límites asumibles, ya que la carga de trabajo está por encima del Rendimiento para el que se está preparado. Cuando esa fatiga se convierte en una constante en el trabajo diario -o es un fenómeno cíclico a lo largo del tiempo con subidas y bajadas-, el estado emocional, físico e intelectual se rompe.

Así, al igual que los deportistas desarrollan y entrenan sus capacidades físicas y psíquicas para un entorno de máxima exigencia, los profesionales del sector aéreo deberían enfrentarse a sus, en muchos casos, exigentes tareas, preparando también su rendimiento para ello. Ya que aunque, como hemos mencionado, puedan tomarse las mejores decisiones con un bajo rendimiento, la fatiga y el estrés experimentado por el profesional aéreo en estas circunstancias puede repercutir negativamente en su vida personal y profesional.

 

APLICACIÓN DEL MÁXIMO RENDIMIENTO AERONÁUTICO 

El entrenamiento para Alto Rendimiento se basa en la trilogía: Tomar decisiones ---->Para resolver problemas ------>Para alcanzar objetivos. De esta manera, cuanto mayor sea el rendimiento más prolongada será la carrera profesional de un profesional aéreo, menor el nivel de estrés con el que operará y más insignificante su fatiga.

Además, gracias a ese desarrollo en su rendimiento, el profesional aéreo responderá mejor en contextos operativos de alta demanda mental, definidos por la NASA (National Aeronautics and Space Administration) como “Un lugar donde tenemos que tomar decisiones críticas en el tiempo con consecuencias importantes que no se pueden revertir, y el resultado sólo puede ser modificado por decisiones posteriores.“

En el caso de los pilotos, en la Operación de Vuelo, estos toman decisiones de manera constante. La calidad de la toma de decisiones depende del nivel de Conciencia Situacional (Situational Awareness) adquirido por piloto.

La Dra. Mica Endsley (1985) definió la SA en sus tres niveles:

  • Nivel 1: Percepción y atención sensorial.
  • Nivel 2: Integración múltiple de la información y la determinación de su impacto en nuestros objetivos personales, proceso cognitivo.
  • Nivel 3: Habilidad de prevenir la situación dinámica en un futuro próximo.

La suma de estos tres niveles da lugar a la Toma de Decisiones, que es el factor clave en la prevención de accidentes y gestión de riesgos. Por lo que es directamente proporcional a la seguridad de vuelo. Así, cuanto más efectiva y eficaz sea la toma de decisiones, mayor será esta seguridad (esto está condicionado  por los niveles alcanzados de SA).

 

ENTRENAMIENTO DE ALTO RENDIMIENTO AERONÁUTICO

Tomando como base la Teoría de la SA, hemos desarrollado las técnicas y los procedimientos científicos para su medida, evaluación y entrenamiento. Así logramos que el piloto consiga mejorar las siguientes capacidades:

Gestionar de la fatiga: identificar sus síntomas, reconocer sus efectos e implementar estrategias para afrontar la fatiga.

Gestionar de estrés: identificar sus síntomas, reconocer sus efectos e implementar estrategias para afrontar el estrés.

Toma de decisiones efectiva y eficaz: definir el problema, considerar las opciones, seleccionarlas y tomar una decisión.

Con el desarrollo de estas capacidades se consigue Optimizar los niveles de Conciencia Situacional, gracias a lo que se consigue una mejora en los siguientes campos:

- Recopilación de información.

- Interpretación de la información.

- Anticipación a los estados futuros.

Cumpliendo con las directrices establecidas por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA)   dentro marco de Seguridad operacional (SMS. 2012)


 

Enlaces Relacionados:

Risk Management in Training