Effortful Control en el piloto de helicópteros

La Conciencia Situacional exige un estado de atención o concentración mediante el cual toda percepción sensorial se traduce en comprensión total de todo aquello que nos rodea.

Cuando los niveles de atención requeridos no corresponden con la demanda exigida en el entorno de trabajo u operativo, la información recibida a través de los sentidos no es procesada adecuadamente y dejamos de comprender nuestro entorno, se ha producido una pérdida de la Conciencia Situacional.

Mantener la Conciencia Situacional significa mantener los niveles adecuados de atención requeridos por la tarea que estamos realizando. Cuando los niveles de atención se encuentran descompensados tanto por exceso como por defecto surgen los síntomas de la fatiga.

El control con esfuerzo (Efforful Control) es un constructo cognitivo primario que ha sido vinculado teóricamente con las regiones de control cognitivo del cerebro. Se ha definido como “la eficiencia de la atención ejecutiva, incluyendo la habilidad para inhibir una respuesta dominante y/o activar una respuesta subdominante, planear y detectar fallos” (Rothbart y Bates, 2006, p. 129). Se caracteriza por la capacidad de enfocar de manera consciente la atención para inhibir voluntariamente o iniciar algunos comportamientos, tales como el retraso de la acción. Estas habilidades son exigidas en la operación de vuelo del piloto de helicóptero, eficacia y eficiencia de las respuestas de coordinación mental y motriz constante para la consecución de un vuelo seguro.

Effortful Control y Conciencia Situacional

Explicaremos todo esto desde el “cockpit” del helicóptero. Mantener la Conciencia Situacional es como mantener las rpm del motor y del rotor siempre en el arco verde. En los motores de pistón sin “governor” hay que ir regulando la potencia mediante el mando situado en el extremo del colectivo para que las variaciones en éste no conlleven una pérdida o un exceso de rpm en el rotor.
Cuando el alumno piloto empieza con su primera clase parece que nunca será capaz de coordinar todo esto, se le hace un mundo, treinta minutos de vuelo le suponen una dura jornada de trabajo. A las 30 horas de vuelo es casi capaz de disfrutar de las vistas haciendo mecánicamente los movimientos correctos de coordinación.

La Conciencia Situacional es el “governor” del cuerpo humano. El “manifold” nos dice la carga a la que está sometido el motor, si tuviéramos un “manifold” para el cuerpo humano, una presión baja sería un estado de complacencia y una presión alta sería exceso de esfuerzo de atención. La Conciencia Situacional es, aparte de “governor”, una regulación automática del “manifold” del cuerpo humano, de tal suerte que cuando está bien mantenida es como si rpm’s de motor y rotor y presión en motor funcionaran automáticamente, es decir, como si no tuviéramos que preocuparnos de la posición del colectivo ni de la potencia, sólo de volar con cíclico y colectivo y las demás variables se autocontrolarán solas, de este modo el motor trabajaría siempre en los óptimos niveles de eficiencia para los que fue diseñado.

Al igual que aprendemos mecánicamente el manejo de los controles del helicóptero e interpretamos los instrumentos del mismo, podemos hacer lo mismo con la Conciencia Situacional. Podemos y debemos entrenarla para conseguir una optima ejecución de effortful control evitando caer en fatiga y aumentando la Seguridad en Vuelo.

La base de nuestro entrenamiento

La base de nuestro entrenamiento

El entrenamiento que hemos desarrollado de Alto Rendimiento tiene como base científica las investigaciones y metodología de la NASA Langley Research Centre.  En el siguiente artículo señalan cómo los logros conseguidos en potenciar la capacidad de atención del piloto en cabina permiten avanzar en la optimización del estado de conciencia dentro de cualquier entorno de trabajo que exige alta demanda mental.

El marco legal de la Seguridad Aérea cada vez exige entornos de operaciones de vuelo más seguros.  Siguiendo la línea de los especialistas en Factores Humanos  Schutte, P.C., & Willshire, K.F.  destacaron la importancia del papel del comandante de la aeronave en la prevención de accidentes : “Es la última línea de defensa o filtro de error” (Designing to control flight crew errors. Proceedings of the IEEE International Conference on Systems, Man, and Cybernetics. 1997), la NASA incide en el entrenamiento cognitivo ( habilidades no técnicas) de los pilotos de aviación así como de los  controladores aéreos en favor de los marcos establecidos de Seguridad Aérea de Aviación General de USA.

Automatización de la Cabina

Automatización de la Cabina

Los accidentes recientes han demostrado que los pilotos que normalmente vuelan con automatización en cabina pueden cometer errores cuando se enfrentan a una situación inesperada o han de pasar a la transición de vuelo manual, según un informe de US DOT Inspector General Report emitido la semana pasada. La Federal Aviation Administration (FAA) estima que la automatización en cabina se utiliza durante un 90 por ciento del tiempo de vuelo.

“La confianza en la automatización es una preocupación creciente entre los expertos de la industria, quienes también han cuestionado si los pilotos tienen suficiente formación y experiencia para mantener el dominio de vuelo manual”, dijo el Departamento de Transporte IG.

Hace años que la NASA Langley Research Center investiga las consecuencias que supone la automatización de la cabina en el aumento de la carga de trabajo de los pilotos de líneas aéreas. Investigadores como Rudisill (1994); Simmon (1998); Lawrence, Prinzel, Pope (2001) apuntaron que una avanzada automatización haría siempre necesario un elevado tiempo de monitorización de la cabina, decreciendo la comunicación con la tripulación de vuelo. Los CRM (Crew Resource Management) se llevan a cabo con el fin de mejorar la interacción del equipo optimizando su rendimiento. Los mismos autores señalan la necesidad de incluir en la formación del piloto un entrenamiento a nivel cognitivo que contrarreste los efectos de la automatización: aumento de la carga de trabajo mental y del estrés, generando fatiga cognitiva. Las habilidades cognitivas a entrenar en el piloto deben estar centradas en: atención compartida, habilidad psicomotora, capacidad espacial, proyección de experiencias y velocidad de percepción.

En nuestro Centro de Instrucción estamos especializados en el entrenamiento de dichas habilidades, aumentando con ello la Seguridad en Vuelo.